Loading

¿Un mundo de mujeres?

Por: Jaques Seidner.
[EDITADO. Como a las feministas les importa más la forma que el fondo, decidí eliminar el primer párrafo de esta nota para que presten atención al segundo].

Si la mujer no agrediera a su hombre verbal e inoportunamente –aunque ella tenga técnica y emocionalmente toda la razón de estar disgustada en ese momento– habría sin duda menos mujeres aporreadas y se podrían evitar dramas como nos reportan día a día los medios de comunicación, no solo en nuestra región –que se supone ser de gente poco más o menos inculta y violenta–, sino también en países del supuesto súper mundo, tal como sucede en España y otros países del Sur europeo, por ejemplo.

Durante siglos y hasta el final del segundo conflicto mundial se consideraba que una mujer aporreada era una mujer querida por “su hombre” y que por el contrario la indiferencia que pudiese él mostrarle era un signo de desamor aun más, de rechazo. Por ejemplo, a finales del siglo XIX, durante la denominada Belle Epoque en los barrios obreros de París, existían los autonombrados Apaches –medio obreros medio delincuentes–, más aun proxenetas –especie de nuestros mareros actuales con la diferencia entonces que estos antisociales terminaban –en los mejores casos– en prisiones de destierro y con cierta frecuencia bajo la guillotina. Estos individuos que eran seductores naturales, tenían mujeres como propiedad que golpeaban con consistencia y regularidad. Hoy en día, –a pesar de incidentes de violencia poco más o menos frecuentes–, la mujer es cada vez más “rey” en nuestra sociedad…

En realidad la mujer sigue siendo y sin duda quiere mantenerse así, un misterio para el hombre. Es su manera de guerrear en un mundo machista –dicen ellas–, en el cual sin embargo, poco a poco han ido ganando terreno, posiciones, empleos interesantes y con frecuencia bien remunerados. Todo ello parece irreversible ya que el hombre sigue cediendo terrenos –tal espadachín en retirada táctica– que sabe o si no por lo menos intuye que el duelo terminará por perderlo a pesar de su superioridad física, quizás temporal.

¿Estará un mundo de amazonas a las puertas de la Historia? Todo apunta a ello.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Un artículo estúpido, machista..

Anónimo dijo...

Buen chiste, que dice muchas cosas que las irrazonables no quieren admitir. Estas feministas además de generalmente feas y camioneras, no tolerann el sentido del humor.

Anónimo dijo...

En nuestras manos está que eso -lo que se dice en el artículo- no ocurra.

Si las mujeres han ganado terreno es, en la mayoría de los casos, a través de leyes injustas que han conseguido aprobar disfrazándolas de igualitarias, escondiendo así sus verdaderas intenciones, las cuales me temo que son subyugar -y, si de algunas dependiese,incluso exterminar- a todos los varones del planeta tierra.

Simple Arte dijo...

Me gusta el blog, para mí el feminismo es lo mismo que machismo, no peleo un lugar en la sociedad, un lugar que siempre he tenido. Sólo no se vaya al extremo caería en la misma ideología del feminismo, ¿no está en contra de la mujer verdad? ¿y por ahí vi un saludo qué significa?♀ Heil Hitler ♀!

Publicar un comentario

Sin registrarse, sin captcha, sin preguntas anti-bots. Tu comentario es publicado inmediatamente.