Loading

¿Su mujer le pega y usted sigue con ella?

Columna Exclusivo para hombres, de Yazmín Alessandrini, 24 jun 09.

Mucho se comenta de las mujeres víctimas de los hombres golpeadores, quienes esperan la mínima provocación para tundir a golpes a su pareja, quien en repetidas ocasiones se ha llevado una paliza surtida, pero, sin embargo, no se atreve a dejar atrás y mucho menos a denunciar al marido agresor.

Seguramente también han escuchado de aquellos maridos que son sometidos igualmente al maltrato físico por parte de su esposa, ¡caramba! ¿dónde quedó esa virilidad? Los primero mencionados haciendo gala de su cobardía al poner la mano encima de una mujer que, por justa naturaleza, suele ser menos fuerte físicamente y, por lo tanto, muy vulnerable a los embates de "macho varón" y los segundos, los hay que por llevar la fiesta en paz, otorgan carta abierta a las mujeres que bien saben como conectar un derechazo al rostro del maltratado marido, quien se muestra temeroso e impotente ante la posibilidad de ser abandonado en caso de optar por declararse en rebeldía.

En la actualidad, según las estadísticas, es muy similar la cantidad de hombres y de mujeres que sufren maltrato y agresión física por parte de su respectiva pareja. Por consecuencia, hablar de hombres maltratados en el ámbito familiar se vuelve cada vez más común en nuestro país, ¡al grado de existir asociaciones de maridos maltratados!

La rutina, la incompatibilidad y la mala comunicación, aunada a los problemas económicos, son los detonantes para que este enfermizo comportamiento haga su aparición a la menor seña de flaqueza que el marido muestre, convirtiéndose así en blanco segura de improperios, injurias y golpes. Con lo anterior viene el desprecio de los mismos hijos que, al mirar disminuido a su padre, no dudan en dañar de alguna forma al árbol ya caído, dejando ver así y de una manera por demás vergonzosa, que en ocasiones el instinto predomina y que la ley del más fuerte se hace patente sin importar que se trate de la persona que en su momento dio la vida a sus agresores, y que aún sabiéndose maltratado dudará en dar literalmente la vida por uno de sus seres queridos, ¡ahora convertidos en sus verdugos!

Claro que no todo es mal cuento en esto de los moquetes, hay quienes disfrutan de una buena sesión de maltrato como dirían ellos... víctimas del perverso masoquismo. Estos individuos suelen ver su suerte bajo el flagelo de su sádica pareja, quien les dejará la espalda y cuerpo cual Cristo de Iztapalapa con tal de producir aquel placentero momento que solo ellos, en su extraño juego íntimo podrán entender.

Así que si a usted no le gusta subirse al ring... ¡no lo dude y salga corriendo cuanto antes!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿pero que pringao se va a dejar pegar por una mujer? ¿en que pelicula has visto eso?

Anónimo dijo...

Si, es cierto hay muchas mujeres violentas, que hay que dejarlas solas. y solas, y uno buscarse una mujer mejor suave tranquila.En venezuela se vive mucho y se nota la violencia femenina de la mujer hacia el hombre.... hay que irse corriendo de esas mujeres asi

Anónimo dijo...

¿Has echo algo para que tu mujer te deje de pegar?

Morpheus dijo...

Anónimo:
Generalmente devolver una bofetada funciona. Lo malo es que tu mujer puede denunciarte con la policía de "ogro golpeador", a pesar de que tu solo hayas ejercido tu derecho a la legítima defensa. Otra opción es denunciarla por violencia doméstica. Lee la nota "Bofetadas femeninas son violencia de género".

Publicar un comentario

Sin registrarse, sin captcha, sin preguntas anti-bots. Tu comentario es publicado inmediatamente.